16 de March del 2017

4 razones para comprar en tiendas de segunda mano

Las tiendas de segunda son un punto habitual de compra para millones de personas, especialmente en países como Inglaterra, Estados Unidos o los nórdicos. España está abriéndose a este tipo de compras y lo hace a un buen ritmo. Il Grifone es una muestra de cómo los españoles han incorporado la ropa de segunda mano en su abanico de opciones a la hora de completar su armario habitualmente.

Los productos de segunda mano que más solicitados son muebles o electrodomésticos. La ropa ha empezado a pegar fuerte por influencias de otros países y también por sus ventajas.

¿Sabes cuáles son las principales ventajas de comprar ropa de segunda mano?

Exclusividad: La ropa de segunda mano, al menos la que encontrarás el Il Grifone, es ropa vintage. Lo bueno de comprar prendas fuera de temporada es que no vas a encontrar (o es muy difícil) a alguien que vaya igual que tú.

Se pueden encontrar auténticas joyas. Para lograrlo es necesario un poco de paciencia y la mente abierta a todas las posibilidades que nos podamos encontrar. Ya si la tienda está especializada en prendas de primeras marcas a buenos precios, como es el caso de Il Grifone, la ventaja es que puede que encuentres prendas icónicas. Incluso de esas que se pueden pasar de generación en generación.

Precio: El precio es una de las grandes ventajas de comprar en tiendas de segunda mano. Vale que no eres la primera en ponerte la prenda que adquieres, pero al ver el ticket de compra seguro que sonríes y entiendes por qué.

Las prendas de segunda mano tienen precios muy asequibles. Te permitirá tener un armario más variado cada temporada. Además, también está la posibilidad de acceder a marcas que en temporada tienen precios elevados y restrictivos.

Reciclaje: Este es un motivo de fondo muy importante para aquellos que apuesten por la compra de ropa de segunda mano. La fabricación de cada prenda exige un alto coste a nivel medioambiental y comprando de segunda mano lo evitamos.

La factura medioambiental que se sufre con la fabricación de ropa, por sí sola, ya es una razón poderosa para decantarnos por las compras de segunda mano. Pero además, consumiendo prendas de segunda mano estaremos haciendo un uso más responsable de las herramientas a nuestro alcance. Al final, agotar la vida de un producto es usar los recursos que tenemos de un modo adecuado.

Satisfacción: este cuarto punto es relativo a sensaciones. ¿Eres de los que disfrutan más una prenda cuando sabe que has pagado muy poco por ella? En este caso la compra de prendas de segunda mano te gustará.

A Il Grifone, o una tienda de segunda mano, es bueno ir habitualmente a ver qué novedades hay. La intriga de no saber si hoy será un pantalón, una camisa o un vestido es un punto divertido en el proceso de comprar.